Si eres un aficionado a los SPA, es posible que en medio de la relajación que aportan, no hayas pensado en cómo se originaron. Pero ¿verdad que ahora que te lo hemos planteado te resulta una pregunta interesante? Pues aquí te damos todos los detalles.

¿Por qué se llaman así?

Se cree que las siglas del SPA podrían significar ‘Salus per Aquam’, en latín, que traducido significa ‘a través del agua’. También hay quienes afirman que podría venir de Spagere, que significa rociar o humedecer.

Sea como sea, lo que sí está claro es que los romanos fueron los primeros en hacer uso del agua como un elemento curativo y relajante. De hecho, sus soldados caminaban decenas de kilómetros hasta llegar a aguas termales para curarse las heridas.

El origen del Spa

Aun así, existen los que se aventuran a decir que fue en Bélgica, famosa por sus aguas termales, quien dio el nombre a los SPA. De hecho, en belga, las fuentes se llaman ‘espa’.

Otra teoría está relacionada con los egipcios, quienes creían que el agua tenía poderes curativos. De hecho, el río Nilo era considerado una especie de dios para ellos. Usaban sus aguas para purificarse el cuerpo y el alma a través de distintos rituales.

Más teorías sobre el origen del SPA

Hipócrates, famoso médico de Grecia hace más de 2 500 años, ya hizo un estudio muy detallado sobre las propiedades curativas del agua. De hecho, estableció el conocimiento de que todas las enfermedades que sufrimos están provocadas a un desequilibrio en los fluidos internos del cuerpo, por lo que para cambiar los hábitos se debían incluir baños en aguas termales entre otras cosas.

Y volviendo a Grecia, si creías que los gym con SPA eran algo nuevo, te equivocas. Resulta que los griegos ya contaban con unos espacios destinados a atletas que entrenaban allí para competir públicamente.

No hay duda de que en Grecia el agua tenía mucha importancia, pues también existían baños termales en los que relajarse y calmar dolores musculares y de otra índole. No obstante, en aquellos tiempos no estaba bien visto frecuentar estos lugares ya que se consideraba lujurioso.

Y como dato curioso te contamos que había termas de más de 100 000 metros cuadrados con capacidad para 3 000 personas.

Por tanto, si tuviéramos que responder claramente cuál es el origen de los SPA, no sería tan sencillo pues hay muchas teorías alrededor de este tema.

De lo que sí estamos seguros es de que hoy, gracias a la fama que se ha cobrado este elemento, hay una gran oferta en el mercado, por lo que es sencillo acceder a tener un SPA en casa. ¿Te animas a tener uno? Pues habla con nosotros y te haremos un presupuesto personalizado para que tengas el mejor adaptado a tus necesidades. ¡Te esperamos!