El coronavirus ha dado un vuelco a nuestra vida. Eso es algo de lo que ya somos conscientes, aunque nos ha costado asumirlo. Ahora nos surgen muchas preguntas con relación a actividades que antes hacíamos de forma natural como ir a un SPA. ¿Es seguro hacerlo en tiempos de pandemia?

Ir a un SPA tiene un único objetivo: la relajación, aunque si los temores y las dudas rondan nuestra cabeza, difícilmente lograremos relajarnos. Si bien es cierto que muchos centros de SPA han optado por mantenerse cerrados, otros muchos siguen abiertos y cuentan con las medidas de higiene necesarias para evitar contagios. Algunos por ejemplo han optado por cerrar baños turcos y saunas que son espacios cerrados donde el contagio es más fácil.

¿Es seguro ir a un SPA en época de coronavirus?

Si las condiciones de higiene no son las correctas, nos podemos contagiar de COVID o de cualquier otra infección. Por tanto, ¿cuáles son las medidas de higiene que debe tomar un centro para evitar esto?

Pues la primera es el lavado de instalaciones con agua clorada, en el que se deben incluir tiradores, interruptores, los baños y los asientos cada vez que salga un cliente.

En el caso de los masajes, no se debe atender en cabina a más de un paciente, y por supuesto, cualquier aparato estético debe desinfectarse y lavarse adecuadamente a la salida y entrada de un paciente.

Además, hay cosas que nosotros podemos hacer para protegernos. Por un lado, si estamos enfermos, es mejor no ir pues seremos susceptibles a contagiarnos. Y si estamos resfriados, tenemos fiebre, tos o cualquier otro síntoma, mejor quedarnos en casa, ya que podríamos contagiar a otros.

También sería importante evitar los tratamientos en los espacios cerrados como los baños turcos y saunas. Y hay que fijarse en las medidas que toma el centro como si nos ofrece nuestra sesión de manera privada y vemos al estar allí que se preocupan por mantener la limpieza de todos los utensilios y zonas de uso común.

Así que, en resumen, contagiarnos del virus que nos acecha puede suceder en cualquier lugar, incluidos los SPA, siempre y cuando no se tomen las medidas de higiene adecuadas.

Para evitar los miedos, lo mejor es contar con un SPA en casa que nos aporte relajación y todos los beneficios de este.

Contar con un SPA en casa es menos complicado y menos caro de lo que imaginas. Hay muchos tipos entre los que elegir, los cuales se pueden adaptar a tu espacio, tus necesidades y tu presupuesto. Si nos contactas ahora, podremos elaborarte un presupuesto personalizado en el que incluir todo lo que necesitas. ¿Para qué correr riesgos yendo a un SPA público cuando puedes tener el tuyo propio en casa sin complicaciones ni peligros? No lo pienses más, mira el espacio disponible que tienes en casa y habla con nosotros.