¿Quieres tener un jacuzzi en casa y no crees tener espacio para ello? No te preocupes, hay diversas opciones que tal vez desconozcas.

Cuando pensamos en un jacuzzi, es probable que pienses en algo grande y aparatoso para lo que necesitas mucho espacio. No obstante, las medidas de los jacuzzi van desde tamaños pequeños a grandes dimensiones, asemejándose a piscinas. Por tanto, tal vez es posible que puedas tener un jacuzzi en casa, aun cuando crees que no hay espacio.

¿Qué hago si no tengo sitio para instalarme un jacuzzi?

¿Qué hago si no hay espacio en casa para un jacuzzi?

Tener un jacuzzi ya no es un lujo que solo unos pocos pueden permitirse. Posiblemente has buscado modelos y comparado precios y te has dado cuenta de que tú puedes tener uno, pero tienes el problema espacio, o eso crees. ¿Qué puedes hacer?

Asegúrate de que realmente no tienes espacio. Ya sabemos que conoces tu casa, pero como te decíamos, hay jacuzzi de dimensiones no tan grandes como imaginas. Puedes pensar en si estarías dispuesto a quitar una bañera en casa e instalar un jacuzzi. ¿Tienes dos baños en casa? ¿Estarías dispuesto a renunciar a uno para tener un jacuzzi enorme?

O tal vez es probable que tengas un dormitorio grande y puedas tener uno en una esquina. ¿Tienes un balcón amplio o una terraza? Entonces quizá podrías optar por un jacuzzi de exterior.

Como ves, hay muchas posibilidades de instalar un jacuzzi incluso cuando crees que no tienes espacio. Pero ¿y si realmente no tienes nada de esto y te resulta imposible instalar un jacuzzi? Entonces es posible que puedas optar a otros elementos de relajación con beneficios para la salud. Por ejemplo:

  • Baño turco. Se trata de un sistema integrado en las paredes y el suelo que expulsa vapor cundo se calienta. Puede hacer en un espacio vertical con capacidad para una persona, por lo que no necesitarías tanto espacio como para un jacuzzi. Además, se ha demostrado que el baño turco mejora la respiración y el estado de la piel. También se le puede añadir gotas de alguna esencia agradable para sumar un extra a la relajación que aporta.
  • Sauna. Muchas personas confunden la sauna con el baño turco, pero ambos son distintos. La diferencia radica precisamente en la temperatura, ya que la sauna puede alcanzar los 100º mientras que el baño turco rara vez alcanza los 70º. La sauna también puede hacerse para una persona, tal vez en un baño extra o en un rincón de uno con dimensiones considerables.

Tanto estos elementos como un jacuzzi a veces no necesitan tanto espacio como crees. Nosotros te recomendamos que contactes con nosotros y nos cuentes tus circunstancias y necesidades para que podamos asesorarte sobre cuál es el mejor producto en tu caso e incluso zonas en las que podrías haberlo instalado y no te imaginabas.