¿Has pensado instalarte un jacuzzi en casa? ¿Ya tienes uno? Sea cual sea tu respuesta, te interesa saber todo sobre el cuidado del agua de los jacuzzi. Por supuesto, las precauciones y medidas deberán ser más en casa de que tu jacuzzi sea de exterior, pero siendo de interior, estos consejos que te damos a continuación también son muy prácticos. Lo mejor de un SPA es que, a diferencia de una piscina, no se estanca el agua. Aun así, sigue estos pasos para que el agua de tu jacuzzi siempre esté en buen estado:

  • Verifica el agua cada dos días. Esto es especialmente necesario en los jacuzzi de exterior, en los cuales en un par de días, se puede saber si el agua se ha ensuciado o no.
  • Usa bromo. Este compuesto permite desinfectar el agua a la vez que se puede equilibrar para que el pH se mantenga en los niveles adecuados.
  • Calcio. Este se debe mantener entre los 125 y los 400 ppm. Son medidas más fáciles de entender de lo que crees, así que tranquilo.
  • Ajustar químicos al menos dos veces por semana a modo de prueba. De esta manera te aseguras que contiene los necesarios para evitar una acumulación de impurezas innecesarias.
  • Cada tres meses hay que cambiar el agua, incluso si se ha mantenido tapada el tiempo que no ha estado en uso. Solo así se puede garantizar la salubridad. Si tienes el SPA dentro de casa, es posible que este cambio pueda hacerse a los 6 meses.

Estas son las medidas a tomar para el correcto uso y mantenimiento del agua de tu SPA en casa. Hay que tener presente que algunas aguas, dependiendo de la zona, son más duras y tienen más cal y residuos que otras, pero si se está al tanto de los añadidos que debemos usar para que esté en buen estado, todo irá viento en popa.

Otros consejos para el cuidado del jacuzzi

Tener un jacuzzi en casa, especialmente si es exterior, requiere cuidados y disciplina, no solo al mantenerlo, sino también en su uso. Hay que ducharse antes de entrar y evitar el uso de lociones especiales que pueden hacer espumas y dañar conductos.

Para limpiar la superficie una vez vacío, es necesario hacerse con productos con la menor cantidad de químicos posible y secarlo muy bien antes de llenarlo de nuevo.

Recuerda que limpiar y proteger el SPA, sobre todo si es de exterior, es un asunto a tener en cuenta. Hay productos específicos para tratar esa zona y evitar que aparezcan manchas del sol, humedades o que se adhieran bichitos.

Si necesitas consejos sobre los cuidados de tu SPA o saber qué tipo de material es el más adecuado en tu caso, contacta con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte.