Seguro que has escuchado hablar de las termas romanas. Las antiguas eran espacios públicos que se utilizaban para el baño en grupos de las civilizaciones romanas de la época. Hoy, se ha tomado esta idea para crear espacios tipo SPA de relajación y múltiples beneficios.

De hecho, a las termas romanas originales se las conoce como los SPA del pasado. Al principio se crearon con la idea de ser un espacio en el que realidad actividades gimnásticas y lúdicas. Incluso las personas se reunían allí para pasar un rato juntos. Con el tiempo, se perfeccionaron convirtiéndose en estancias individuales destinadas solo al baño, que se ofrecía en varias formas: frío, templado, caliente y de vapor. ¿Y hoy? ¿Cómo son las termas romanas que podemos tener en casa?

Las termas romanas de hoy son unos cubículos en los que encontramos unas plataformas donde tumbarnos y disfrutar al máximo de la relajación que este elemento aporta. Su funcionamiento es similar al de una sauna, es decir, baños de vapor, con la única diferencia de que no hay vapor, solo se siente. El objetivo es eliminar impurezas a través del sudor.

¿Cuáles son los beneficios de las termas romanas?

Cualquier elemento de SPA para la relajación y el bienestar ofrece múltiples beneficios, y las termas romanas no iban a ser menos. Estos son algunos de los más destacados:

Qué son las termas romanas, cómo se usan y beneficios

Eliminación de células muertas

Gracias al calor, la condensación y el sudor que provoca el vapor que se siente en las termas romanas, eliminamos toxinas y células muertas. Esto promueve lucir una piel más bonita, con un aspecto más fresco y juvenil.

Adiós al estrés y la ansiedad

El estrés y la ansiedad que nos provoca nuestra vida diaria, puede mermar nuestra calidad de vida. ¿Imaginas llegar a cada día a casa y disfrutar de tu propia terma romana. ¡Eso es posible gracias a SPA Home! Te haremos un presupuesto personalizado basándonos en el espacio que tengas disponible para instalarla.

Dilatación de las vías respiratorias

El vapor es excelente para abrir las vías respiratorias y propiciar una mejor respiración. El oxígeno entrará mejor en nuestro organismo y esto también favorecerá muchas funciones de las células que evitarán enfermedades.

Evitar la sequedad

La sequedad de la piel es un mal común provocado por diversos factores, como la falta de cuidados o la edad. Los baños repetidos de vapor ayudarán no solo a evitarla, sino a mejorar el estado de la piel.

Estimula la circulación

Ya sabemos que no hay nada mejor que los cambios de temperatura para poner en marcha la circulación sanguínea, lo cual es crucial para un buen riego en el corazón y otros órganos vitales.

Evitar la aparición de arrugas, una correcta hidratación de la piel, y mucho más, son otros beneficios añadidos a los que ofrecen las termas romanas.

¿Te gustaría tener una en casa? ¡Pues no lo pienses más y habla con nosotros! Te haremos un presupuesto personalizado y nos adaptaremos a lo que necesites.