Seguramente hayas escuchado hablar sobre los SPA y las saunas, pero no entiendas muy bien qué es un baño turco y en qué se diferencia de los otros elementos. Pues bien, hoy te hablaremos de qué son exactamente los baños turcos, sus beneficios y las diferencias con la sauna, por ejemplo.

Qué son los baños turcos

Un baño turco no es más que un baño de vapor que elimina toxinas y sobre todo, que ayuda a relajarte. Tiene un calor húmedo capaz de alcanzar el 100 % de humedad y una temperatura máxima de 70º.

Dicen que el baño turco sirve, más que para el cuerpo, para la recuperación del alma. La relajación es la clave y los aceites esenciales juegan un papel importante en esto. Primero se aplican aceites, especialmente de lavanda, y después se lleva a cabo una exfoliación, se aumenta la temperatura y se termina con una ducha fría.

Este sería el procedimiento a seguir en un centro especializado que use los baños turcos como terapia. Aunque si vas a un SPA por ejemplo, en el que tú haces tu recorrido por tu cuenta, solo accederás a la cabina, aunque la humedad y el vapor harán su papel. Aunque sí te recomendamos la ducha de agua fría después para cerrar poros y potenciar la relajación.

Para llevar a cabo todo el ritual de exfoliación, aromaterapia y relajación que se relaciona con los baños turcos, lo mejor sería tener el tuyo propio en casa.

Qué diferencias tiene con la sauna

A simple vista, los dos son baños de vapor y podrían parecer iguales, pero hay un pequeña diferencia. Los baños turcos juegan con un máximo de humedad por lo que su vapor es húmedo. Las saunas, por su parte desprenden calor seco, ya que su humedad no supera el 15 o 20 %.

Por otro lado, el baño turco no suele superar los 60 o 70º mientras que la sauna alcanza hasta 100º.

Otra diferencia, es el material con el que están construidos. La sauna es de madera, mientras que los baños turcos son de mármol. El mármol también es un buen retenedor de temperaturas elevadas y es el idea en los baños turcos dada la humedad desprendida por sus vapores.

¿Qué son los baños turcos?

¿Qué beneficios aporta el baño turco?

Pues las sesiones en cabinas turcas no solo aportan beneficios físicos sino también mentales. Estos son algunos de los más destacados:

  • Se eliminan toxinas y células muertas.
  • Mejora el funcionamiento del sistema nervioso y respiratorio.
  • Tiene un efecto relajante.

Estos son solo algunos de los efectos beneficios para el cuerpo y la mente, pero hay muchos más que podrás descubrir por ti mismo. ¿Sabías que puedes tener tu propio baño turco en casa? Solo tienes que contactar con nosotros, somos especialistas en la instalación de saunas, SPA y baños turcos, entre otros. Dinos lo que buscas y te haremos un presupuesto sin compromiso. ¡Empieza a relajarte cuanto antes!