Tener una sauna en casa ya no es un lujo lejos de tu alcance. Cualquiera con un poco de espacio en casa puede permitirse este elemento relajante y que tantos beneficios aporta a nuestro cuerpo y nuestra mente. Ahora bien, ¿es mejor elegir una sauna seca o húmeda? La segunda es la que se conoce como baño de vapor. ¿Conoces las diferencias entre ambas?

Diferencias entre sauna seca y sauna húmeda

La principal diferencia radica en el calor, que una lo proporciona seco mientras que la otra lo hace húmedo. No obstante, los dos abren los poros, relajan los músculos y propician la relajación. Mucho dependerá de los gustos que tengas, ya que estos influirán en cuál escoger.

Los conocidos baños de vapor, también llamados baños turcos, se originaron en los países árabes, donde el ritual al cuerpo es una costumbre muy arraigada. También se usan saunas secas parecidas en México conocidas como temazcalli.

Otra de las diferencias a destacar es que la sauna húmea es totalmente hermética, por lo que la humedad que se acumula en el interior llega al 100 %, mientras que la sauna seca no tiene cierre de este tipo, sino que hay una puerta de cristal que se abre y cierra fácilmente. La humedad no supera el 30 %.

La temperatura de una sauna tradicional o seca, como se conoce más fácilmente, es de entre 70 y 90 grados centígrados, mientras que en el baño de vapor no supera los 50 grados. No obstante, el alto grado de humedad en las saunas húmedas evita que el sudor se evapore y, por tanto, hay una mayor sensación de calor.

Los materiales

Los materiales con los que se fabrican ambas son distintas, ya que la sauna es de madera, material que absorbe la humedad haciendo que las paredes estén más frías.

Pero la madera no sería apta para los baños de vapor pues la condensación y la humedad causarían el rápido desgaste de esta. Es por eso que, este tipo de sauna, seca está recubierta de materiales sin poros, como pueden ser los azulejos o el mármol. Estos se pueden mojar sin problemas y no se recalientan en exceso. Además, tienen techos inclinados para que las gotas de agua corran por las paredes y no lleguen a los ocupantes.

Sauna seca VS sauna húmeda

La sauna húmeda puede ser más beneficiosa que la seca para personas que sufren de problemas de circulación, alergias o congestión en el pecho o la nariz. Sin embargo, la sauna seca puede ser más favorable para personas que sufren problemas que se agravan con la humedad como la artritis, entre otros.

Como ves, mucho dependerá de lo que te guste, con lo que te sientas más cómodo y en parte, de tu estado de salud.

Nosotros somos especialistas en el montaje y mantenimiento de sauna seca y sauna húmeda. Habla con nosotros, cuéntanos lo que necesitas, y nosotros cumplimos tus sueños.