La sauna es un elemento que cada vez está más integrado en nuestro país. Tiene su origen en Finlandia, y se ha comprobado sus enormes efectos terapéuticos para el organismo. Aunque lo mejor para beneficiarse al máximo de ellos es que haya contrastes de temperatura, de ahí que en los SPA’s profesionales haya una piscina de agua fría cerca de la sauna.

Antes de usar una sauna, los expertos recomiendan evitar consumir alcohol tanto antes como durante de entrar en la sauna y no realizar esfuerzos físicos dentro de esta. Respecto a su uso, está relacionado con el metabolismo. Si el tuyo es lento, podrás usarla a diario, mientras que si es rápido, no sería bueno hacerlo más de dos o tres veces en semana.

¿Cuáles son los beneficios de la sauna?

Que la sauna se haya extendido a todo el mundo no es una casualidad, sino una consecuencia de todas las ventajas que nos pude aportar. Entre ellas:

Músculos tonificados

Beneficios de la sauna

La sauna ayuda a eliminar grasa, reducir celulitis y aliviar la fatiga articular. Debido a todo esto, los músculos se fortalecen y tonifican, además de que bajamos de peso porque aumentan nuestras frecuencias metabólicas.

Mejor la circulación

El calor que desprende la sauna hace que los vasos sanguíneos sean más flexibles y por tanto, hay un mayor flujo de oxígeno en la sangre y se favorece la eliminación de toxinas. Cuando, además, lo combinamos con frío, es decir, con cambios de temperatura, el efecto es aún mayor.

Mejor salud cardiovascular

Se ha comprobado que el uso de la sauna hace que nuestros latidos del corazón aumenten en un 50 %, como si estuviéramos haciendo ejercicio. Esto promueve una mejor salud de este órgano tan importante y por tanto, evita serias enfermedades coronarias.

Fortalece el sistema inmunológico

Cuando la temperatura de la piel sube por encima de los 40 grados, se crea una sensación de ‘falsa fiebre’ que estimula a que el sistema inmunológico produzca anticuerpos y glóbulos blancos para combatir posibles enfermedades.

Fuera toxinas

Debido a la sudoración que sucede con el uso de la sauna, se depura el organismo y se eliminan toxinas y otros desechos que produce nuestro cuerpo.

Combate el insomnio

Se cree que usar la sauna durante 15 minutos al día puede evitar el insomnio y ayudar a que el cuerpo descanse mucho mejor, incluso más que si estuviéramos una hora de caminata.

No a las infecciones

La sauna ayuda a aumentar la producción celular de nuestro organismo y esto, a su vez, hace que el cuerpo esté preparado ante cualquier amenaza infecciosa.

Mejora la salud mental

Hasta ahora hemos visto beneficios de la sauna para nuestro organismo, pero este también incide en nuestra salud mental ya que relajamos la mente, decimos adiós al estrés y la ansiedad e incluso pueden mejorar los síntomas de la depresión.

¿Te quieres beneficiar de las ventajas de la sauna? Pues puedes tener una en casa por menos de lo que imaginas. Habla con nosotros y te haremos un presupuesto personalizado.